Contenido principal del artículo

Miguel Ángel Aramburu-Zabala
Universidad de Cantabria
España
http://orcid.org/0000-0001-8678-7040
Biografía
Núm. 17 (2018), Colaboracións
DOI: https://doi.org/10.15304/qui.17.4247
Recibido: 21-08-2017 Aceptado: 09-07-2018 Publicado: 01-03-2019
Derechos de autoría Cómo citar

Resumen

En la segunda mitad del siglo XIV, el comerciante y armador Juan Gutiérrez de Escalante llevó a cabo un amplio programa constructivo en la iglesia colegial de Santander (actual catedral) que incluía cerrar la nave de la Epístola de la iglesia con un muro decorado con una Virgen con el Niño de madera; y la erección de dos capillas, la de Santa María de Cueto en la propia iglesia, y la de Santiago, adosada al claustro. El citado muro, con su heráldica, su inscripción y su imagen de la Virgen con el Niño, se erige como símbolo propagandístico de una familia que dominaba el barrio noble de la villa, la Puebla Vieja. La capilla de Santiago será la más suntuosa de la iglesia colegial, mostrando la importancia del patronazgo privado laico en el arte gótico del siglo XIV.

Detalles del artículo